//
you're reading...
EL EDUCADOR SIGLO XXI

EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO. IMPORTANCIA DE LOS CONOCIMIENTOS PREVIOS DE LOS ESTUDIANTES.


El primer elemento que dinamiza un proceso de aprendizaje son los conocimientos previos del alumno, en consecuencia el docente debe implementar las estrategias que permitan engarzar el conocimiento nuevo con el conocimiento previo. En este sentido Ausubel afirma “Si tuviese que reducir toda la psicología educativa a un solo principio, enunciaría éste: el factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe. Averígüese esto y enséñese en consecuencia”. .
El problema surge porque no se considera, que el conocimiento que se transmite en una actividad de aprendizaje debe tener una doble estructuración, debe ser estructurado en sí mismo y estructurado con respecto al conocimiento que posee el estudiante. Como es frecuente y tradicional, el docente planifica a partir de la estructura de la disciplina que enseña, secuenciando los contenidos y los temas como si tuvieran igual dificultad. Si por experiencia ha tenido dificultad en la enseñanza de algún tema, opta por dedicarle más tiempo o por diseñar una nueva estrategia.
Pero resulta que los seres humanos representamos la realidad, no como fotógrafos, sino como pintores que pintan la vida con colores, pinceles propios y un estilo muy personal. Así que la realidad para nosotros no es una realidad objetiva, sino una interpretación que se construye a partir de los esquemas y estructuras que ya poseemos. Si bien la capacidad cognitiva cambia con la edad, esos cambios implican el uso de esquemas y estructuras nuevas, que antes no se poseían. Pero existen esquemas y estructuras que no han sufrido cambios notorios y es sobre ellos que se debe trabajar para lograr un aprendizaje significativo. Todos tenemos en nuestra estructura cognitiva unos esquemas que cuentan la historia de nuestras experiencias, sucesos, y anécdotas, que en las parcelas de la realidad nos ha correspondido vivir.
Para David Ausubel un aprendizaje tiene significatividad, si le permite relacionar el nuevo conocimiento con el conocimiento que ya posee, a la persona que aprende. Estas relaciones deben ser “sustantivas y no arbitrarias” exige Ausubel. Así que quien aprende debe darle significado a aquello que quiere aprender y esto solo es posible a partir de lo ya se conoce (así sea pobre, poco y difuso) y mediante la modificación de esquemas y estructuras pertinentes con la situación de aprendizaje.
La funcionalidad de un aprendizaje se establece a partir de que las nuevas estructuras cognitivas permiten, no solo asimilar los nuevos conocimientos, sino también su revisión, modificación y enriquecimiento, estableciendo nuevas conexiones y nuevas relaciones entre ellos. La memorización significativa surge de la misma asimilación e integración, ya que lo aprendido no solo modifica la estructura que integra sino también aquello que se integra, esto impide la reproducción nítida, exacta y precisa. Aquello que aprendo, lo comprendo y si lo comprendo, lo puedo expresar con mis propias palabras.
De allí que el aprendizaje mecánico, memorístico, repetido “tal cual”, no sea significativo, por cuanto no se relaciona con conocimientos previos y el estudiante no lo puede estructurar, no lo puedo integrar como un todo. Esta es la gran ruptura con el viejo conductismo que interpretaba el aprendizaje como práctica secuencial presentada en pequeñas dosis fáciles de repetir.
Así que aprender es comprender, lo que se comprende es lo que se aprende y se podrá recordar porque queda tejido a nuestras estructuras cognitivas. Consecuentemente el docente tiene dos tareas, una conocer las representaciones previas del estudiante y otra analizar cómo se realiza el proceso de engarzar el conocimiento viejo con el nuevo. De allí que a un docente constructivista el interese más el proceso que el resultado. No es la respuesta lo que tiene valor, interesa el procedimiento que origina la respuesta.
Desde el pragmatismo conductista que impera aún entre algunos docentes, es más fácil atender a las meras respuestas para asignar calificaciones que detenernos en los errores, que en verdad, nos dicen cómo va el proceso de aprendizaje. Por eso los errores permanecen curso tras curso, por una parte, y por otra, los estudiantes olvidan rápido. ¿Quién no ha escuchado el lamento de los docentes al iniciar un curso nuevo o un tema nuevo?: “pretenden que le repase todo lo del año pasado”, “eso ya lo vieron en el curso anterior”, “estos estudiantes no saben nada, parece que me va tocar arrancar otra vez de cero”
Frente a esas expresiones de desaliento y desencanto, vale citar a César Coll e Isabel Solé quienes afirman que
“el concepto de aprendizaje significativo pone de relieve la acción constructiva de la persona que aprende, acción que consiste en un proceso de atribución de significados mediante el concurso del conocimiento previo. Se revaloriza de este modo la actividad mental —los procesos de pensamiento— del alumno, que aparece como mediadora entre las distintas formas que puede adoptar la intervención pedagógica y los resultados del aprendizaje.”
Es apenas obvio que el aprendizaje significativo requiere de ciertas condiciones y permítame utilizar la metáfora del constructor, propia del constructivismo:
1. El material para construir debe ser adecuado para el propósito de la construcción. (LA SIGNIFICATIVIDAD LÓGICA). El material que se proponga al estudiante sea significativo. Se consideran dos aspectos:
a. El contenido de la información que se le propone al estudiante debe ser coherente, claro y organizado, no arbitrario ni confuso. Cuando no cumple este requisito, la tarea de atribuir significado se dificulta y hasta se bloquea, entonces el estudiante opta por aprender de forma memorística, mecánica y repetitiva, pues no hay otra manera de abordarlo.
b. La presentación del contenido contribuye fuertemente a la posibilidad de atribuirle algún significado, en la medida en que ayuda a resaltar su coherencia, estructura y significatividad lógica, así como aquellos aspectos que posibilitan su relación con esquemas de conocimiento previos, ya existentes en la estructura cognitiva de quien aprende.

2. Si no se tienen las herramientas pertinentes y necesarias, difícilmente se podrá construir. (LA SIGNIFICATIVIDAD PSICOLOGICA) El estudiante debe poseer los conocimientos previos, que siendo pertinentes, le permitan enfrentar la construcción del nuevo aprendizaje.

3. Nadie construye si no quiere construir. (LA MOTIVACION) El estudiante debe tener una actitud favorable al aprendizaje significativo, pues siendo un proceso complejo que exige esfuerzo, la motivación intrínseca es importante y dado que el ser humano busca gratificación por sus esfuerzos, esta se encuentra en la utilidad y funcionalidad de los aprendizajes.

4. La calidad de la construcción la impone el constructor. (LA CALIDAD DEL APRENDIZAJE). La calidad del aprendizaje significativo está dada por la calidad de los detalles en los distintos aspectos que lo configuran, calidad en la selección de los esquemas de conocimiento previos pertinentes, en su aplicación a una nueva situación, en su revisión y modificación, en el proceso de reestructuración, en el establecimiento de nuevas relaciones, en la evaluación de su adecuación, etc.

El aprendizaje significativo admite, según los propósitos de aprendizaje, la siguiente clasificación:
• Aprendizaje de representaciones: actividades para que el niño asimile vocabulario. Primero aprende palabras que representan objetos reales que tienen algún significado para él pero no los identifica como categorías.
• Aprendizaje de conceptos: actividades en las que el niño, a partir de experiencias concretas, comprende que la palabra “mamá” puede ser utilizada por otras personas refiriéndose a sus madres. También se presenta cuando los niños en edad preescolar se someten a contextos de aprendizaje (por recepción o por descubrimiento) y logran asimilar y comprender conceptos abstractos como “gobierno”, “país”, “mamífero”
• Aprendizaje de proposiciones: cuando el estudiante conoce el significado de los conceptos, puede formar frases que contengan dos o más conceptos que le permiten afirmar o negar algo. Así, un concepto nuevo es asimilado en su estructura cognitiva al integrarlo con los conocimientos previos

Para comprender el proceso de asimilación es necesario hacer referencia a conceptos especializados. Ausubel denomina inclusores a los conceptos que ya existen en la estructura cognitiva de los sujetos y son los que permiten aprender nueva información. Así que cada vez que se aprende algo de manera significativa, el concepto inclusor sirve de enlace pero queda modificado. El aprendizaje significativo consistiría, pues, en un proceso continuado de inclusión, esto es, crecimiento, elaboración y modificación de los conceptos inclusores debido a la integración de nuevos conceptos.

Este proceso de asimilación obedece a ciertos momentos:
1. Cuando el concepto nuevo se subordina a conceptos más inclusores que el alumno ya conocía, se configura el momento de la diferenciación progresiva.
2. Cuando el concepto nuevo tiene mayor grado de inclusión que los conceptos que el alumno ya conocía, se está en el momento de la reconciliación integradora.
3. Cuando el concepto nuevo tiene la misma jerarquía que los conocidos, se configura un momento de combinación de los momentos anteriores.

Para el docente debe ser claro que el aprendizaje significativo tiene un ámbito especial, el ámbito del conocimiento declarativo, esto es, el de los contenidos relacionados con el “saber qué” conformado por hechos, conceptos o principios y que es un saber que se dice, que se declara o que se conforma por medio del lenguaje. Si bien se debe distinguir entre el contenido factual que amerita memorización frente al contenido conceptual que privilegia el aprendizaje significativo.

De otra parte la aplicación de los principios del aprendizaje significativo, para estructurar estrategias pedagógicas de aprendizaje, debe darse a partir de los cursos del grado 3°, teniendo mayor éxito en cursos superiores, donde el estudiante maneja un bagaje léxico más rico y posee más y mejores inclusores.

Si el docente ha tomado conciencia de la necesidad de conocer lo previo del conocimiento del estudiante, se encuentra ahora con el problema de buscar y aplicar herramientas pertinentes y efectivas para una doble tarea: para conocer y para movilizar los conocimientos previos de los estudiantes. Es el mismo Ausubel quien propone los organizadores previos, Novack señala los mapas conceptuales y Donna Ogle aporta su guía KWL (o SQA en español), de todos ellos existen variantes interesantes y recursivas.

About these ads

Acerca de maestro ciro

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

3 comentarios en “EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO. IMPORTANCIA DE LOS CONOCIMIENTOS PREVIOS DE LOS ESTUDIANTES.

  1. excelente contenido. muchas gracias

    Publicado por Rosalba Alvarado Garcia | junio 9, 2013, 4:47 pm
  2. Muy oportuno estas claridades sobre el aprendizaje, para los profesores y estudiantes es más considero que los padres de familia deben apropiarse de este tema universal.

    Publicado por GERMAN LUIS BOLAÑO | junio 7, 2012, 10:47 am

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Activar els coneixements previs | Els problemes de l'educació - junio 1, 2013

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 65 seguidores

%d personas les gusta esto: