//
you're reading...
EL EDUCADOR SIGLO XXI

Las respuestas educativas a la sociedad del conocimiento


Frente a la necesidad de convertir la información en conocimiento, que no son lo mismo, se requiere “aprender a aprender” para apropiarnos de las mejores estrategias y herramientas para aprender, según nuestros intereses, expectativas, anhelos y propósitos y reconociendo nuestras capacidades y limitaciones. Es el retorno al axioma socrática “cónocete a tí mismo”, a la teoría de Habermas que nos enseña que solo aprendemos lo que nos interesa. A este respecto es importante el aporte de Drucker que en su artículo “La Gerencia de sí mismo” recomienda invertir en nuestras fortalezas y no en nuestras debilidades, asi que si no te gusta un campo del conocimiento no inviertas en él, pero si tienes las capacidades y la disposición para aprender algo, allí es donde se debe invertir.

Siendo la información tan abundante, que cada día su volumen avasalla al más dedicado aprendiz, se necesita tener pensamiento crítico para decidir qué información es relevante, digna de ser asimila y acomodada para convertirla en conocimiento. El pensamiento crítico encuentra en la lectura, con propósito y sentido, un elemento desarrollador. Entonces el contacto permanente con teorías y conceptos reestructuran los viejos esquemas, amplian la visión frente a las formas de interpretar la información y permiten construir criterios e indicadores de calidad frente a la propuesta informativa.

Pensar criticamente es negarse a aceptar lo establecido, porque otro lo dice o lo impone, o porque siempre se ha hecho así. Pero esto no es carta blanca para entrar en el criticismo. Es tener autonomía intelectual, es construir nuestra propia “verdad” consultando otros puntos de vista, reflexionando sobre las posiciones que el otro esgrime pero alejados del emocionalismo y de los intereses oportunistas y coyunturales. La autonomía se nutre de la libertad y de la responsabilidad, por la primera elijo mi posición y por la segunda respondo por esa posición. Esto nos lleva entonces a reconocer la necesidad de tener también “autonomía moral” enseña Kamii y Kolhberg afirma que la persona moralmente autónoma rige sus actuaciones por principios universales, principios que tienen sentido y significado para el género humano. Así que quien se gobierna por principios religiosos, partidistas, familiares o personales, está lejos de ser una persona moralmente autónoma.

Pero saber y no aplicar lo que se sabe, carece de sentido y de valor. Gimeno Sacristán considera que el aprendizaje debe ser significativo y relevante, relevante si propicia cambio y transformación en el orden social e individual. Ese debe ser el propósito del conocimineto, aportar al cambio, al mejoramiento y a la transformación.

Esto impone ser creativo, innovador, invita a dejar volar la imaginación y no temerle a las ideas que surgen de nuestra mente. Las ideas absurdas son aquellas que no se llevan a la práctica.La creatividd tambien tiene sus requisitos y exigencias, el creativo debe autónomo, seguro de sí mismo, con mentalidad abierta, dueño de una mente libre del temor y del miedo al cambio y a la inovación. El temor intelectual impide hablar, exponer las ideas, adquirir nuevos aprendizajes, rechazar las innovaciones y las nuevas tecnologías. El hombre siempre busca la salvaguarda para sus miedos, se pone etiquetas justificativas. “soy negado para las tic”, “no me interesa aprender a manejar el ipod”, “esas cosas de “jóvenes”. Si, ser creativo requiere esfuerzo y perseverancia.

Si la cultura se transforma, tambien el mundo se transforma y los conceptos con que etiquetamos las cosas, también se transforman.
Nace un concepto nuevo de educación y de persona educada. Hoy la educación debe ser desde el vientre de la madre hasta la tumba (para juntar a Mozart con García Márquez), debe ser capaz de superar el tradicionalismo para incursionar en nuevas formas de aprendizaje, el tiempo y el espacio obedecen a criterios nuevos, la asincronía del aprendizaje y multiplicidad de escenarios son nuevas variables que están a la orden del día en la educación. la presencialidad del estudiante en el aula debe ser superada, el docente ya no es el dueño del saber, la verdad cientifica no es propiedad hegemónica de una élite de intelectuales.

Entonces una persona educada para el siglo XXI tiene mentalidad abierta al cambio, sin temor a la innovación porque ve en ella nuevas opciones, entiende que el aprendizaje es permanente y durante toda la vida, que la educación recibida es apenas una plataforma para nuevos aprendizajes, una persona que está en permanente actualización, una persona que ha aprendido a aprender, esa es una persoa educada para este siglo.

.

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 167,686 visitas
A %d blogueros les gusta esto: