//
you're reading...
OPINION

EL PAN DE CADA DIA


5_consumismo_3En esta selva de cemento, calentada por el sol inclemente del trópico, recorro a pleno sol las calles de la ciudad amada, colmadas de gente que idiotizadas por los auriculares se trasportan fuera del aquí y del ahora, como escondiéndose de sí mismos y de los otros. Apenas si se percatan del camino en que andan, para no tropezar con ese bulto sin rostro que aparece en su camino y que no es otro que su semejante. ¡Pasan tantos a mi lado!… hablando solos, desconectados de este instante, ensimismados en su ruido auditivo para no escuchar el clamor de la vida presente.

Parado en esta esquina contemplo al drogadicto que con disimulo contacta al jibaro; al ladronzuelo que otea a la señora del bolso negro; al mercachife que hace de las pequeñas estafas una industria informal para arrancarle un peso al transeúnte; el taxista que se madrea con el chofer de bus porque cada uno se cree mejor y con más derecho que el otro; el tonto imprudente que atraviesa la calle por donde no debe y obliga a dar un frenazo al carro blanco que produce un trancón y un concierto ensordecedor de pitos y sirenas; el vendedor de dulces que cree que es honrado porque no roba y que yo debo comprarle porque de lo contrario se mete a ladrón; el don juan de pacotilla que asedia a la chica de rojo con su mal aliento y sus piropos remanidos; el desempleado que se cree locutor anunciado las supuestas rebajas del almacén; la mujer con cara de aburrida que regala el periodo amarillista de cada día; el mimo de cara blanca, que parodiando al transeúnte, le hace pasar sofocos y vergüenzas… y allá… parado en la otra esquina esta el policía distraído en las nalgas de la mujer que pasa a su lado, que no se percata de nada.

images consumoAsí, todos en una carrera desbocada, creen que viven cuando tan solo son autómatas, que no se percatan de los grandes males que nos acaecen cada día. Para qué trabajas, para qué corres, porqué te preocupas, en qué piensas? Si todo termina como siempre y en lo mismo. Un fin de mes, un fin de quincena con un sueldo que no alcanza, sufriendo por adquirir el celular de última moda y de gama alta, pensando cómo encontrar dinero para estar a la moda y pasear por el centro comercial y terminar comiendo grasosas hamburguesas, porque son de marca extranjera y todos la consumen. La compra del mercado se encarece porque se va al supermercado de moda, bien alejado del hogar y donde llegar en taxi cuesta veinticinco mil pesos, pero es la moda, deben verlo allí y llegar al vecindario con muchas bolsas plásticas con el logo de moda. Las tarjetas, las libranzas, los préstamos, los empeños, eso se oculta para aparentar opulencia y sacar pecho dándose ínfulas de solvencia.

En el recipiente que llamamos apartamento, acorralados por el consumismo y la carrera de ratas auspiciada por la televisión, vemos pasar la vida sin atisbar que otros deciden por nosotros. Los políticos con sus áulicos lava perros, sus empleados, testaferros y sirvientes, que fabrican leyes a la medida de sus fauces hambrientas; los economistas que nos embaucan con sus cifras estadísticas para convencernos que si hay empleo y que según ellos, este país es el paraíso terrenal si te avienes a seguir las pautas del sistema financiero, que no pierde una y nos esquilma hasta por preguntar la hora. Los curas y pastores que truecan la entrada al cielo por monedas, que cada día son más ricos, mientras sus feligreses están de psiquiatra, porque el dios que le venden no hace otra cosa que atizar el fuego del infierno.

shoppingLas ferias, reinados, concursos y conciertos conforman el circo de hoy, para olvidar el pan de cada día, que cada día también se hace más escaso, más pequeño y más caro. La vulgaridad rampante del cantante de moda, prefabricado por las disqueras, que escuchas a cada instante en la radio y en la calle porque las emisoras ya recibieron el sobre del soborno. Los titulares de la prensa, al servicio del capital y los políticos, que nos entregan cortinas de humo mientras los dueños del país hacen porquerías. Los noticieros televisivos que presentan las noticias en vertiginosa cascada para que no las digieras, nos las entiendas y te quedes con la duda y los siga sintonizando.

Los maestros sosos y pedantes que obligan a aprender lo que no quieres. La maestra que te convence que tu hijo no es normal y necesita refuerzos, psicólogos y terapias que ella le ofrece a cuotas y en su casa. El docente hegemónico, dueño de la verdad revela, que te “reprueba” (palabra horrenda) por que no piensas como él. El policía que te ofende para desquiciarte y te amenaza con la cárcel, pero que cambia de semblante cuando observa unos billetes en tu mano. Los problemas del agua, del calentamiento global y de la contaminación en esta cultura del desecho, son solo mentiras de unos amargados que se preocupan por cosa sin importancia, como el oxígeno, el medio ambiente y de la conservación de la especie humana vida. Para qué incomodarnos! El refugio grato está en las telenovelas, dramatizados y demás engendros que te encadenan y te roban tu tiempo libre, ese tiempo de tu familia y de tus hijos. Después tendrás tiempo para quejarte contra la droga y los embarazos prematuros y no deseados.

Pese a todo, te crees libre y dueño de tu destino. Pregúntate quién o qué maneja y le ha puesto precio a tu tiempo, quién o qué limita tus sueños, metas e ilusiones. Quién o qué le puso precio a tu energía, inteligencia, aptitudes y capacidades. Analiza ¿qué, dónde y porqué y con qué compras, consumes, vistes, diviertes, lees, escuchas, miras?

Este es el pan de cada día. Queda la pregunta ¿“cómo salir de matrix”?. Pero mientras no seamos capaces de identificar la matrix, de ver la cárcel limitadora, no veremos la puerta de salida. Que por otra parte no se dará en nuestra vida sin esfuerzo, por la “gracia Divina”. Pues mientras exista matrix y esta nos tenga atrapados, no estaremos redimidos y no seremos libres.

Pero no se preocupe. Salga a la calle y ponte los audífonos y en tu apartamento corra las cortinas y cierre la puerta. Que cada quién se las arregle como pueda. Los vasallos del consumismo capitalista debemos ser así.

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Un comentario en “EL PAN DE CADA DIA

  1. Profe excelente articulo dios lo guarde

    liliana , exitos y gracias por compartirlo conmigo

    Liliana Utria

    Date: Thu, 2 Apr 2015 16:56:43 +0000 To: liliana.utria@live.com

    Publicado por liliana utria | abril 2, 2015, 2:45 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 167,686 visitas
A %d blogueros les gusta esto: