//
you're reading...
OPINION

PARAÍSOS Y UTOPIAS


Paraíso-perdidoLa civilización occidental y en particular la judeocristiana, ha mostrado interés por interpretar  la historia como un continuo evolutivo, capaz de perfección, por lo cual ha sido proclive a la búsqueda del paraíso perdido, primero desde el recuerdo y la añoranza por un pasado  irreversible e irrecuperable y ahora en una búsqueda alimentada por sueños e ilusiones de un futuro más gratificante.

Para los pensadores y filósofos del cristianismo la idea del progreso es el fruto de un plan divino, de la creencia y la convicción mesiánica, que surgen desde los comienzos de la misma humanidad, atendiendo a lo preestablecido en los planes divinos. Si en el Medioevo la vida terrenal no era más que un paso breve rumbo a la eternidad, esta idea fue relevada por la búsqueda de la realización personal y y la satisfacción de ciertos placeres  y realizaciones personales. Entonces una pléyade de nuevos pensadores y filósofos proponen la búsqueda del paraíso perdido aquí en la tierra, pleno de realizaciones, complacencias y goces.  La gran cosecha de estas ideas se evidencia en la forma como a partir del Renacimiento, se construye una larga lista de paraísos perdidos como la Ciudad de Dios y la Utopía como posibilidades de un mundo  mejor, alcanzable durante el trascurrir de la propia vida y en nuestro propio entorno.

imagesLa estructura y el propósito de esas utopías, como expresión de la confrontación entre los anhelos subjetivos y una realidad que no se quería admitir, sufren de nuevo una modificación  con la aparición del racionalismo y la Ilustración, si antes eran artificiosas, fantásticas e irrealizables, ahora contienen la posibilidad de ser  realizables, viables, amparadas bajo la égida del concepto de progreso, que se incorpora para reemplazar la nostalgia por el pasado y el paraíso perdido.  Entonces la meta no se logra tratando de darle vigencia al pasado, esta se logra de cara al futuro, a partir de una idea, proyecto o propuesta que permite concretar, en forma práctica y plena,  la esperanza que se tiene para el futuro.

Entonces las nuevas religiones de nuestro momento histórico, el progresismo y el desarrollismo, sustentadas en el desarrollo de los medios y procesos productivos, nos hicieron creer en el poder de las ciencias y tecnologías. Pero esas ideologías, carentes de espíritu y conciencia, acabaron como esclavas de la depredación, la opresión y la guerra y no a favor del humanismo. Bajo ese direccionamiento el progreso no es más que la evolución hacia el desastre,  porque los intereses éticos y políticos de la especie humana, han sido víctimas de la felonía de la ciencia y la tecnología.

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Bitacoras.com - mayo 26, 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 167,686 visitas
A %d blogueros les gusta esto: