//
you're reading...
OPINION

DESMENTALIZAR LA VIDA PARA ESCUCHAR AL CORAZON


Contrario a lo que muchos predican y pregonan respecto al uso del poder de la mente como recurso para que el ser humano alcance la perfección, es necesario poner en evidencia los desequilibrios que surgen cuando la mente  no se toma como mero instrumento procesador de información y pasa a  confundirse con la identidad misma de cada ser humano.  Este artilugio para rendirle culto al ego, abandera el individualismo que campea en un mundo en que predomina más el tener que el ser, donde es de buen ver el relativismo moral  y la satisfacción que proporcionan los aplausos de quienes son cómplices de actuaciones egomaníacas, es una causa de la soledad, la alienación y la esquizofrenia social en que se debate la humanidad y que solo conduce a la pérdida del verdadero rumbo de ella fundamentado en el amor, el respeto, la cooperación y la solidaridad.

descarga1La mente es un instrumento para que el ser humano procese información, en consecuencia es una herramienta, que si bien es muy útil y potente,  está al servicio del ser y por tanto no somos nuestra mente. Por su parte el ego también cumple una función muy importante y específica a favor de nuestra limitada y frágil estructura física, es el nicho que anida a nuestros instintos naturales que propician mecanismos de cuidado y supervivencia.

Cuando la mente toma el control de la vida, la vida queda a merced del ego (el yo en minúscula). Entonces el individuo se siente separado de todo, y principalmente de sí  mismo. Para compensar ese aislamiento  compite con todo y contra todo, en busca de imponer su identidad. Entonces ese “yo en minúscula” construye  una nueva adaptación que parece revolucionaria, salvadora y óptima y la impone, utilizando a la mente, mediante racionalizaciones o justificaciones que le permiten hacer, según le interese,  el papel de víctima o tirano. Se muestra como víctima sometida y a veces se muestra como verdugo para imponer su tiranía, pero siempre con la intención de satisfacer su insatisfacción ególatra. Entonces el individuo busca una salida cómoda,  para alejarse de toda responsabilidad ante sus propias actuaciones y culpar de su conducta a las circunstancias de la vida, pero esto lo lleva a la pérdida de su identidad real.

2La comodidad que aleja de toda responsabilidad, crea un círculo vicioso. El ego ayuda a que el individuo se acomode al “confort” de una vida de la cual se elude toda responsabilidad, pues la causa de la nueva vida es ajena, no es nuestra, somos víctimas de las circunstancias y de las personas,  esto a su vez genera más ego, una nueva pero falsa liberación que contiene más vanidad, más codicia y el resultado final: apego, dependencia, desolación, frustración, desvalorización, inferioridad, dolor y sufrimiento.

La liberación del dominio del ego comienza con el conocimiento de sí mismo, de los pensamientos que generan las emociones que sentimos. El análisis y observación de ese océano revuelto de pensamientos y emociones, nos abre al conocimiento de quienes somos en realidad.

Observar nuestro comportamiento, nuestras reacciones, nuestro cuerpo, y las reacciones en los demás, nos da una idea clara de donde tenemos que cambiar. Lo externo es un reflejo de nosotros mismos; el estado interno, programa el externo. Por lo tanto si tu vida, si lo que recibes de los demás y el fruto de tus acciones no te satisfacen y te hacen sentir mal, empieza a cambiar tú, obsérvate desde fuera, como un espectador de la película de tu vida, y como consecuencia cambiarás tu realidad y lo que recibes de ella.

Hace algunos años la Universidad de Oxford realizó un descubrimiento muy importante: el corazón tiene cerebro. Se han descubierto unas 40.000 neuronas y no solo eso, también una compleja red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo. También el corazón tiene un campo electromagnético que llega a una distancia de unos cuatro metros a nuestro alrededor, genera ondas de luz que constituyen la principal fuente de información sobre la cual el cuerpo y el cerebro construyen la red neural y la percepción del mundo[1]

De allí que cuando la información que pasa del corazón a la mente, se procesa a través del miedo, nuestro ego comienza a desarrollarse en contra nuestra. Pues cuanto mayor son los “supuestos peligros” insatisfacciones y desencantos,  que nos rodean y acechan, con mayor fuerza salta nuestro ego para protegernos, pero… ¿protegernos de qué realmente?, pues para protegernos de una ilusión, la ilusión que hayamos dejado crear a nuestro propio ego. Pues todo aquello que tememos no somos nosotros quienes lo tememos, sino nuestro apego. Todos nosotros somos seres espirituales, sin apego absolutamente a nada, ni siquiera a la vida.

images3Todas las ideas e impresiones que recibimos no se originan en la mente, sino en el corazón, simplemente del corazón pasan a la mente donde son procesadas, pues eso es la mente, un procesador, por eso es fría y calculadora. No puede crear información de ningún tipo, no tiene autonomía, lo único que hace es procesar todo lo que llega del Ser a través del corazón.

Así pues, hay que pensar con el corazón. Muchas ocasiones sentimos por ejemplo, que deseamos algo,  pese a que sabemos que es algo perjudicial para nosotros, o nos sentimos impelidos a actuar de una determinada manera que sabemos que al final nos perjudica o les causa daño a terceros  y sin embargo, terminamos convenciéndonos de que nuestro cuerpo nos lo pide, que así nos nace y que no tenemos porque reprimirnos, estamos cayendo en nuestro propio engaño, pues esa emoción, ese impulso, es el resultado del procesamiento de nuestra mente, mas no de la voluntad de nuestro verdadero Ser.

Conforme vayamos poniendo en práctica en nuestras vidas el aprender a discernir entre pensar con el corazón y pensar con la mente, con mayor facilidad identificaremos cuáles son nuestras impresiones legítimas y cuáles son las procesadas por la mente. Los pensamientos legítimos proceden del corazón, pero muchas veces la mente los distorsiona. Por supuesto, existe una clave para detectar cualquier distorsión, nuestros pensamientos legítimos nos hacen vivir el presente con paz y felicidad. Los pensamientos procesados nos desplazan al pasado o al futuro y nos terminan creando inestabilidad y sufrimiento. Esta frase que  se oye tanto, “Escucha tu voz interior”, no se refiere a otra, que a la voz legítima de tu corazón (sin haber sido procesada por la mente).

Así que todo empieza con un pensamiento, tú decides qué pensamientos tienes y a cuáles le das prioridad, tu vida será lo que tú realmente deseas, cuando oyes al corazón con plena libertad y lejos de cualquier temor, te habrás liberado del Ego y del trance hipnótico social, de una sociedad enferma de vanidad y codicia.

La vanidad engloba la arrogancia, la soberbia, la altanería, el engreimiento, el despotismo, es en realidad humildad “mal” canalizada. Las adicciones de cualquier tipo, físicas, psicológicas y emocionales-afectivas (y que cada una de ellas termina afectando al resto), son amor propio “mal” canalizado. La lujuria es afectividad “mal” canalizada, los celos es entrega “mal” canalizada, etc., etc.

EGOISMO4Las personas, las cosas y las circunstancias, están ahí, simplemente son eso: personas, cosas, circunstancias, no me causan ni bien ni mal, son mis reacciones, mis actitudes y mis acciones  ante ellas las que me traen daño o beneficio. Todos sabemos que bien y mal no son más que conceptos relativos, pero en la vida esencial, espiritual y real en la que vivimos, no existe el bien y el mal, la Vida no es buena ni mala, la Vida simplemente Es.  Para hablar con más propiedad sería más correcto decir, en el caso de la vanidad, que es humildad canalizada en su esencia más baja, y así todos las demás. En definitiva todo se resume a ir tomando consciencia de qué tipo de acciones estamos canalizando, y comenzar a trabajar en transformar las de baja esencia que nos crean conflicto y sensación de vacío interior, en óptimas y elevadas, que nos ofrecen paz, tranquilidad, satisfacción.

¿Cómo canalizar nuestras actuaciones de una forma más elevada, con más Consciencia?, el único camino es estando más alerta, convirtiéndose en un observador de sí mismo, de sus emociones, sentimientos y pensamientos. Con una alerta y vigilancia pertinente, todos somos capaces de apreciar cuando estamos equivocados, o cuando estamos a punto de estar equivocados, a esto se le llama tomar Consciencia, y es lo único necesario para iluminar nuestra oscuridad. Claro que para todo eso se necesita una gran dosis de HONESTIDAD para consigo mismo y de HONRADEZ  para con los demás, solo así se logra la INTEGRIDAD donde  el Poder Superior se manifiesta, pues  integridad es sinónimo de PUREZA EN EL SER, lo cual supera la idea tradicional de pureza como castidad.

Una vez reunida la honestidad que te hace ser íntegro, la tarea es mantenerse alerta sobre lo que se siente y se piensa  y la forma cómo se exterioriza, en que lo se canaliza. Tomando consciencia de los errores en los que se pueda caer o seguir cayendo  y proceder a corregirlos, poco a poco se irá ganando destreza y maestría en este proceso, organizando y poniendo en orden tu mundo interior, te irás convirtiendo en un óptimo canalizador de tu propia vida. Y una óptima Canalización de tu vida le llevará al  Equilibrio Perfecto que permite la real conexión con su Poder Superior.  Si bien pocos seres humanos alcanzan el equilibrio perfecto, el mero hecho de ponerlo como un fin en sí mismo, es un gran camino hacia el mejoramiento personal, que permite estar en paz consigo mismo y con los demás.

El ser humano forma una totalidad en sí mismo, compuesto por un lado masculino y un lado femenino, positivo y negativo, luz y oscuridad, etc., donde el uno contiene al otro para finalmente formar una totalidad.

Nuestro primer lado, si quiere el lado masculino (independientemente de que seamos hombre o mujer), representa la fuerza y la resolución. Es procesado en nuestro cerebro a través del hemisferio izquierdo, este hemisferio es el que se ocupa de todo lo relativo a lo práctico, calculador, lógico, funcional, sistemático, organizado, disciplinado, etc. Nuestro segundo lado, si quiere el lado femenino (una vez más, independientemente de que seamos hombre o mujer), representa la dirección y la integración. El hemisferio derecho de nuestro cerebro es el encargado de procesarlo, por este hemisferio pasa la imaginación, la creatividad, la intuición, la pasión, la espontaneidad, la sensibilidad, flexibilidad, adaptación, etc.

Pues bien, el Equilibrio Perfecto es aquel en el que nuestros dos  lados,  masculino y femenino, no están descompensados, sino que van parejos, óptimamente compensados. Esto nos lleva al estado más exquisito de Paz, de Amor, de Felicidad, y en definitiva, de conexión con nuestro Ser Superior.

descarga5Esto permite la metáfora del barco. Si fuéramos un barco, donde lo masculino representa los motores y lo femenino el timón. Si los motores funcionan a tope, con una gran potencia, pero el timón no está bien dirigido hacia el destino trazado nunca llegará a buen puerto, siempre se andará a la deriva. Si por el contrario posee una óptima dirección desde su timón pero sus motores no son lo suficientemente potentes las fuertes corrientes marinas le impedirán igualmente llegar a su destino. La consecuencia para ambos casos es el estancamiento, la frustración, insatisfacción, dolor y sufrimiento. Dependiendo el grado según sea la descompensación entre ambos lados.

Al aprender a canalizar, bajo criterios de HONESTIDAD, nuestras emociones, sentimientos, pensamientos, y reacciones a los mismos, se va aprendiendo también a nivelar nuestros dos lados, se logra que tanto los motores como el timón se acoplen de forma maravillosamente constructiva, es decir se logra la INTEGRIDAD  y por este camino se alcanza el EQUILIBRIO PERFECTO que es la VERDADERA presencia de nuestro Ser Superior en nuestra propia vida.

Tarde o temprano, Nuestra alma emanará un grito de libertad tan fuerte que ya no podremos seguir escondiéndoos bajo las faldas del ego y de la ignorancia, todo lo que es falso se viene abajo, desaparece. Se requiere tener paciencia con nosotros mismos, con nuestro diario vivir,  pero ante todo creer y tener confianza de que en nuestro corazón está la llave de la puerta que tanto se anhela.

Se hace necesario reunir mucho valor para dejar de empoderar al ego y recuperar ese poder para ser tí mismo,  por eso es necesario tomar la decisión de salir de  la “zona de confort” en la que te has acomodado y saltes al vacío desde su mente a su Corazón y confiar en que caerás en un colchón de plumas… Empodérate, toma las riendas de tu vida, asume tu responsabilidad, y comienza a añadir Vida a tus días, en lugar de días a tu vida!


[1] El corazón mucho más que una bomba de sangre. En: Discovery DSalud. http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1664

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Bitacoras.com - marzo 28, 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 167,686 visitas
A %d blogueros les gusta esto: