//
you're reading...
EL EDUCADOR SIGLO XXI

LA ACTUAL CRISIS SOCIAL: VASALLAJE ANTE LA RACIONALIDAD TECNOLÓGICA


Si bien el documento “Manifiesto Por La Vida” (2002) hace referencia a la celebración de los 10 años de la reunión de Río 1992, hoy ad portas de Río + 20  es evidente que estamos lejos de lograr los objetivos a favor del desarrollo sustentable, las propuestas no han tomado la fuerza y la consistencia necesaria en la conciencia de la gente, las reuniones previas no han alcanzado acuerdos relevantes y para la opinión pública no han tenido la importancia debida.   Este sería el primer argumento para estar de acuerdo con que vivimos más que una crisis medioambiental, una crisis social.

Peter Drucker en “La sociedad post capitalista” (1998) afirma que periódicamente la humanidad vive rupturas caracterizadas por ser momentos de la historia en que emerge un nuevo paradigma,  al mismo tiempo que el paradigma dominante se niega a morir. La reflexión tiene validez aquí por cuanto se vive una ruptura, un momento histórico  en que el viejo paradigma mecanicista con su causalidad  lineal, sus leyes generales, su interpretación antagónica de la relación objeto-sujeto,  se niega a ceder su espacio a la subjetividad,  la relatividad, la complejidad y a la incertidumbre. Newton aun prevalece sobre Heisenberg. La concepción misma del hombre supera la trinidad cuerpo, alma y espíritu  para hacerse multidimensional y considerarlo como interrelación e interactividad compleja de las dimensiones física, síquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y ecológica, que se conjugan con todo el esquema de valores que la sociedad permanentemente construye y acepta.

Es difícil cambiar un paradigma, las viejas gafas teóricas impiden aceptar que el viejo paradigma, si bien aceleró los adelantos tecnológicos, ubicó al hombre en el centro del universo y permitió una utopía en la que el hombre pondría el universo a sus pies, son gafas que nos ciegan para reconocer que las consecuencias derivadas no son loables por cuento el mecanicismo:

  • Ignora los límites de la naturaleza, en su afán depredador no consulta la finitud de los recursos naturales, degradando el medio ambiente
  • No reconoce estilos de vida de diferentes culturas, por su tendencia homogeneizante que subvalora la diversidad cultural y desconoce a otros.
  • Soslaya la crisis moral de las instituciones políticas, adjudicándolas a causas muy diversas, generalmente fuera del hombre, descargándola en Dios o en la Historia
  • Sostiene y perpetúa la dominación a través de sus aparatos jurídicos sustentado en leyes entronizadas sin consenso, fortificadas en la dominación y el vasallaje.
  • Tiene sumido al mundo en unas relaciones sociales injustas producto de la competencia depredadora, egocéntrica y soberbia.

Esta manera de ver el mundo y la vida, tan arraigada en la manera de pensar, sentir y actuar  del ser humano, es producto de la racionalidad instrumental que surge del afán por dominar para aumentar la productividad, justifica los medios pero no justifica los fines, justifica la acción humana pero no sus consecuencias, desconociendo el fin último del hombre como tal. La justificación se reduce a la  validez del conocimiento excluyendo todo lo que no sea conocimiento científico y tecnológico, de esta manera esta racionalidad entra en conflicto con la vida, evidenciando una problemática nacida de las actividades del hombre, es decir, se constituye en un fenómeno antrópico (pág. 9) y sus consecuencias críticas no tienen carácter ambiental sino social. “Cuando la razón no reconoce sus propios límites y pretende explicar y homogeneizarlo todo, es cuando se convierte en su contrario, en irracional” afirma María Brum (2010).

La validez de los argumentos conlleva a mirar el mundo de manera fragmentada, en una fracción son ubicables los países depredadores y en otro los países depredados. En términos más suaves, los primeros son los países del llamado G-8 conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia, caracterizados por estar mancomunados a favor de sus propios intereses, por su permanente reafirmación de la bondad de la globalización neoliberal,  que impulsan mediante estrategias como la liberalización comercial y financiera, las privatizaciones, la flexibilidad del mercado laboral y políticas macroeconómicas centradas en elevados  intereses. Sus mensajes siempre cuentan con una cortina de humo, que los medios de comunicación a su servicio se encargan de difundir, anuncios grandilocuentes como la lucha contra la pobreza, las iniciativas de reducción de la deuda o las ayudas en la lucha contra las enfermedades infecciosas como el sida o la malaria.

El G8 como grupo no tiene la logística para imponer su ideología,  pero cuenta con el poder de ser países miembros en las instituciones internacionales como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el FMI o la OMC. Es tal su hegemonía que de los cinco miembros permanentes, que tienen derecho a veto, del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuatro son miembros del G8, y en el marco del Banco Mundial y el FMI los países del G8 acumulan casi la mitad de los votos. En sus  negociaciones acostumbran a funcionar como un bloque compacto formado por la Unión Europea, Japón, Estados Unidos y Canadá.

Cada cumbre que realizan gozan del eco altisonante de la prensa mundial, pero sus  discusiones no son abiertas, se desconocen sus documentos y al final hacen públicas sus amañadas declaraciones finales.

Desde 2009 el afán de avasallar a la humanidad ha consolidado otro grupo, el G-20, que ha absorbido al G-8,  esta conformado por Ministros de finanzas y Gobernadores de bancos centrales, su objetivo es reunir a las economías industrializadas y en desarrollo más relevantes para debatir cuestiones clave en la economía mundial.  Su primera cortina de humo fue pronunciarse sobre  políticas que resguarden el empleo decente, promovió regulaciones a los bancos de inversión y paraísos fiscales y avanzó en la reformulación del FMI y el Banco Mundial. Actualmente la presidencia de este grupo tiene la tarea de  “impulsar acciones que ayuden a mitigar los problemas y desequilibrios macroeconómicos que aún aquejan a la economía global y fijar un curso de mediano plazo que restablezca la confianza y permita recuperar el crecimiento fuerte, sostenido y equilibrado, al tiempo que se sientan las bases de un sistema equitativo y menos vulnerable y propenso a crisis” (G-20, 2012).

Si el mundo que alberga a casi 7.000 millones de seres humanos, ubicados políticamente  en 198 países en que se dividen los 5 continentes, paradójicamente el continente con mayor número de países es África con 54 países, es el continente pauperizado. Le    sigue Europa con 49, Asia con 43, América con 36 y Oceanía con 16. Oceanía, además de estos 16 países que es el continente que obra a manera de banco de los poderosos pues contiene  9 sitios dependientes de otros países, que son: Isla de Pascua (Chile), Islas Cocos (Australia), Guam (EEUU), Hawaii (EEUU), Marianas del Norte (EEUU), Pitcairn (Gran Bretaña), Polinesia Francesa (Francia), Samoa Americana (EEUU) y Tokelau (Nueva Zelanda).  (Librosvivos, 2012)

Se evidencia la hegemonía de una minoría sobre la mayoría, algunas de las razones de esas desigualdades se evidencia en que el grupo dominante muestra bajo crecimiento de población, alta esperanza de vida, bajo nivel de analfabetismo, economía industrializada, alto ingreso per cápita. Los países dominados tienen gran crecimiento de población,  baja esperanza de vida,  alto nivel de analfabetismo, economía basada en la extracción de materias primas, primordialmente recursos no renovables, bajos ingresos per cápita y baja calidad de vida.

Así que la tarea es entrar en acción para romper el paradigma dominante y fortalecer el paradigma emergente.

La lectura del documento suscita, con las ideas expuestas, multitud de inquietudes, de esas ideas se toman las siguientes que se consideran importantes:

  1. Superar el paradigma mecanicista para llegar al paradigma de la sustentabilidad. Porque
  • Difícilmente se logra armonía entre el proceso productivo desarrollista y el ideal de conservar la naturaleza
  • El argumento de favorecer el desarrollismo por el bienestar de las generaciones presentes y futuras a expensas de la naturaleza, es justificar el fin sin justificar los medios.
  • Es una falacia la posibilidad de un crecimiento económico sostenible cuando la naturaleza es limitada.

El desarrollo sustentable se fundamenta y exige reconocer que

  • La naturaleza si bien tiene un gran potencial, pero ella es limitada
  • El medio ambiente es complejo y por tanto requiere una visión holística.
  • Es  necesaria una alianza entre la naturaleza y la cultura y por tanto una nueva economía, capaz de
    • Reorientar el potencial científico y tecnológico
    • Promover una nueva cultura política
    • Fundamentar la acción humana bajo una ética de la sustentabilidad
    • Renovar el sentido de la existencia humana
    • Promover y fortalecer nuevas formas de habitar el planeta
  1. Si bien la concepción del mundo bajo los preceptos de la sostenibilidad propende  por
  • Una sola tierra y un futuro común para humanidad
  • El pensamiento global con actuaciones locales, en favor de ser precavidos como responsabilidad colectiva, para conservar toda forma de vida ante la arremetida de los avances tecnológicos.
  • Una equidad social y una justicia ambiental
  • Calidad de vida para las actuales y futuras generaciones

Este ideal debe complementarse con una racionalidad social que promueva formas de vida y producción sustentables con fundamento en normas capaces de reorientar los procesos económicos y políticos. Entre ellos:

  • Los bienes y servicios, por ser pertenencia de la humanidad, deben ser gestionados participativamente con propósitos del bien común.
  • Fortalecimiento de los derechos colectivos y derechos individuales
  • Satisfacción de las necesidades básicas que permitan las realizaciones personales teniendo en cuenta las expectativas personales dentro de los grupos sociales y los anhelos y propósitos de estos mismos grupos
  • Promover y orientar procesos y comportamientos sociales que busquen la justicia y la sustentabilidad de la humanidad.
  1. La ética de la sustentabilidad debe ser el nuevo ideal humano porque ella,

I.        Reconcilia la moral y la razón, se constituye en soporte de la existencia y la conducta humana frente a la naturaleza, si se pretende una vida sostenible.

  • Es el camino hacia un nuevo estadio de desarrollo humano, donde prevalezca la convivencia, la autonomía y el control sobre el mundo de la vida
  • Su propósito es que cada ser humano se haga cargo de sus actos no solo respecto a si mismo sino hacia los demás y hacia la naturaleza
  • Es responsabilidad humana por cuanto el hombre es el único ser capaz de deliberar y decidir entre lo justo y lo bueno.

II.        Es una ética de la diversidad ya que fortalece las características que identifican cada cultura, alimentando las políticas que favorecen la diferencia. pero necesita reestructurar los fundamentos filosóficos, sociales y políticos de la sociedad pues frente a una sociedad hegemónica, homogeneizante, jerárquica, despilfarradora, sojuzgante y excluyente se le debe oponer una sociedad democrática, respetuosa de la diferencia, igualitaria, precavida, equitativa e incluyente.

III.        Es una ética para la vida. así que debe ser capaz de proponer una nueva manera  reorganizar el mundo bajo una nueva racionalidad que conlleve a:

  • Que renazca el deseo de vivir dando espacio a la imaginación, la creatividad y a todas las opciones para el mejor vivir, que surgen desde las capacidades humanas.
  • Superar la represión irracional, que anime la búsqueda de lo diferente por desconocido o impensado como opción para construir una nueva convivencia, nuevos estilos de vida coherentes con la diversidad, el pluralismo y la armonía entre los seres humanos y la naturaleza.

                  IV.        Es un nuevo saber para comprender la complejidad de la relación naturaleza-sociedad. Es un nuevo saber ambiental que:

  • Cambia la visión unidimensional propia del pensamiento único por una visión desde la complejidad.
  • Cambia la racionalidad instrumental por la racionalidad ambiental
  • Reconoce y aviva los procesos ecológicos, culturales, tecnológicos, económicos y sociales pero dentro de esa nueva visión compleja.
  • Promueve una nueva economía con fundamentos morales, ecológicos y culturales, establece así nuevas formas de producción y nuevos estilos de vida, bajo criterios de una ecología sustentable una sociedad justa.  

                   V.        Tiene unos principios y preceptos  que propenden por la sustentabilidad desde

  • Los comportamientos sociales e individuales
  • Las acciones públicas y privadas.

Si las ideas expuestas son validadas como argumentos, la conclusión debe ser el fortalecimiento de una educación que se fundamente en la autonomía individual y social como primer paso para cultivar una ética de la sustentabilidad. Pero se debe atender que cualquier propuesta educativa debe ser coherente con su contexto y que ningún maestro puede enseñar lo que no tiene. Conocedor del contexto y defensor de la autonomía en el orden personal y social considero que el ser humano es ante todo un ser social como lo han reconocido pensadores desde Durkheim, pasando por Mead,  Vigotsky, llegando a Morín.

Su ser individual se constituye en sociedad, se es en la medida en que los otros son. Pero esta concepción no vulnera la individualidad, si no que la fortalece en razón de que se crece al compartir los instrumentos culturales que aporta el grupo social al cual se pertenece y frente a los cuales se interactúa en forma dialéctica.

Esa dialéctica de las relaciones humanas con su cultura, está constituida por varios elementos en permanente transformación y abarcan todas las dimensiones del ser humano. Se requiere influir coherentemente en ellos para transformar saberes, valores, creencias y sentimientos y alcanzar el nuevo paradigma que debe sustentarse en la autonomía del ser humano en el orden individual y social.

Al respecto Kamii (1999) propone la idea de autonomía como la capacidad de pensar por sí mismo, con sentido crítico. Consultando distintos puntos de vista, tanto en el orden intelectual como moral.

La autonomía moral es la capacidad de gobernarse así mismo, siendo una elección personal aparece con la reciprocidad, cuando el respeto mutuo es suficientemente fuerte para hacer que el individuo sienta el deseo de tratar a los demás como él desearía ser tratado;… “la autonomía moral aparece cuando la mente considera necesario un ideal que es independiente de cualquier presión externa. Por lo tanto, no puede haber necesidad moral fuera de nuestras relaciones con los demás” enseña Piaget citado por la autora, la cual aclara más adelante que autonomía no es la libertad total. La autonomía significa ser capaz de considerar factores relevantes al momento de decidir la mejor acción a seguir, así que no hay  moralidad cuando se consideran únicamente los puntos de vista propios.

Autonomía intelectual también es el gobierno de sí mismo tomado decisiones frente a lo falso o verdadero. Es construir ideas propias sin imposiciones externas. Este tipo de autonomía está ligada con la autonomía moral, puesto que el desarrollo intelectual también tiene lugar a través de la construcción interior y de la coordinación de los puntos de vista con los demás. Además, una persona intelectualmente autónoma, es una persona crítica, que argumenta sus puntos de vista y que no se deja llevar por las ideas de otros.

En “La Democracia como Procedimiento y como Regimen”, (Castoriadis, s.f.) se argumenta que el elemento que decide la autonomía o heteronomía de una sociedad es el origen de las instituciones que la regulan, es posible que ese origen se encuentre en el hombre mismo, o, también en lo extrahumano, como la historia, el destino, o Dios. Aclarando que no es la eventualidad de crear las reglas de la sociedad, lo que determina la autonomía o heteronomía social, porque en los dos tipos de sociedad se tiene el imperio de hacerlas, es la naturaleza misma del origen de esas normas.

Por sociedad autónoma, el autor citado entiende aquella que supera o al menos se interroga acerca de su precedente moral, religioso, político y cultural y sobre otros  aspectos relevantes o no en relación consigo misma,  y desde allí decide regirse por sí misma. Así que las sociedades autónomas, según Castoriadis, se caracterizan por su actitud interrogadora frente a sus tradiciones e instituciones, preguntando anticipadamente y rechazando cualquier respuesta que no tengan origen humano.

Esto en términos del autor citado implica “la repulsa de toda “autoridad” que no rinda cuenta y razón, y que no justifique la validez del derecho de sus enunciados”. La heteronomía social es sujeción a lo existente y en consecuencia  a todo lo significa y contiene la estructura social. Surge aquí para el autor la relación entre autonomía y democracia, puesto que la democracia debe permitir una sociedad autónoma, esto es, libre y justa. En relación entre libertad y la ley, Castoriadis afirma que se puede ser libre obedeciendo a la ley si se el individuo ha ayudado a construir esa ley.

Pero la autonomía tiene su asidero en el pensamiento critico,, entendido como ese  modo de pensar en el cual la persona mejora la calidad de su pensamiento al apoderarse, cognitiva y metacognitivamente,  de las estructuras inherentes al acto de pensar y las somete a  validación bajo criterios autónomos.

El pensador crítico se caracteriza por que

  • Formula problemas y preguntas vitales, con claridad y precisión.
  • Acumula y evalúa información relevante y usa ideas abstractas para interpretar esa información en forma efectiva.
  • Llega a conclusiones y soluciones, probándolas con criterios y estándares relevantes.
  • Piensa con una mente abierta dentro de los sistemas alternos de pensamiento.
  • Reconoce y evalúa, según es necesario, los supuestos, implicaciones y consecuencias prácticas.
  •  Idea soluciones a problemas complejos, se comunica efectivamente.

Los estándares aquí considerados relevantes son, claridad, precisión, exactitud, importancia, relevancia, completitud, lógica, imparcialidad, amplitud, profundidad que deben operar sobre los propósitos, inferencias, preguntas, conceptos, puntos de vista, implicaciones, información y los supuestos.

Su actitud es evidentemente de humildad, autonomía y perseverancia intelectual, confianza en si mismo, así como integridad, empatía, entereza e imparcialidad  intelectual.

Bajo esta concepción debemos renovar transformando la cultura y las instituciones que en ella prevalecen, si se quiere cambiar  el paradigma mecanicista por el paradigma de la sustentabilidad. Pero se debe comenzar por los docentes, pues es en ellos que el viejo paradigma se niega a morir.  Tarea que no es fácil pues el principio hedonista y utilitarista invita al menor esfuerzo, a seguir haciendo las cosas de la misma manera aunque se entienda y se sienta la necesidad de cambiar.

Salir de la zona de comodidad para una persona adulta, que ha venido haciendo las cosas de una misma manera a través de los años, no es fácil, por eso los adultos son reactivos al cambio. Pero dijo Einstein “seguir haciendo lo mismo, esperando resultados distintos, es locura”

BIBLIOGRAFIA

Brum, M. (9 de Noviembre de 2010). Facultad de ingeniería. Universidad del Uruguay. Recuperado el 21 de enero de 2012, de http://www.fing.edu.uy/catedras/disi/DISI/pdf/Racionalidad.pdf

Castoriadis, C. (s.f.). La Democracia como Procedimiento y como Regimen. Recuperado el 21 de noviembre de 2011, de globalizacion.org: http://www.globalizacion.org/biblioteca/CastoriadisDemocracia.htm

Drucker, P. F. (1998). La sociedad post Capitalista. Bogotá.: Norma.

G-20. (20 de enero de 2012). G-2012-México. Recuperado el 22 de Enero de 2012, de Noticias: http://www.g20.org/

Kamii, C. (1999). La autonomía como finalidad de la educación. Implicaciones de la teoría de Piaget. Illinois: Circulo de Chicago.

Librosvivos. (2012). Librosvivos.net. Recuperado el 21 de enero de 2012, de Temasclave: http://www.librosvivos.net/smtc/homeTC.asp?TemaClave=1087

Simposio sobre Ética y Desarrollo Sustentable. (15-17 de mayo de 2002). Manifiesto por la vida. Por una ética para sustentabilidad. Formación Ambiental, Vol. 14, Núm. 30 , 9-14.

http://www.pnuma.org/educamb/documentos/Manifiesto.pdf

 

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 167,686 visitas
A %d blogueros les gusta esto: